29 octubre 2017

Créditos online rápidos

Si estás pensando en emprender no te olvides de los créditos rápidos para montar un negocio en línea, o ya hablaremos del negocio online como micro préstamos rápidos. Solicitar un mini crédito rápido para un negocio que está a la orden del día y si es así es porque los resultados son muy buenos. Sobre todo para aquellos emprendedores que son conscientes de la importancia de una buena inversión, pero hay muchos que creen que es suficiente con tener una página web. En estos momentos podemos decir que existen dos tipos de emprendedores digitales, por un lado aquellos que deciden solicitar créditos online rápidos para montar un negocio por primera vez, o sea, serían jóvenes con iniciativa que se han animado a crear una primera empresa.

Y por otro lado estarían aquellos que ya tienen experiencia con un comercio físico y que ahora desean ampliarlo y hacerlo en un entorno digital, en este segundo caso hablaríamos de una expansión. Que pretendamos emprender en un negocio online, no significa que esto sea gratis, de hecho es uno de los principales errores de todos aquellos que desconocen el funcionamiento del nuevo mercado. Y es que como cualquier otro requiere una inversión, sobre todo cuando hablamos de un entorno en el que has de hacerte ver. No es lo mismo montar una tienda en las afueras de un pueblo desconocido que montarla en pleno centro de la ciudad; pues del mismo modo sucede cuando la montar en Internet, que no es igual que aparezcas al principio, el primero cuando los consumidores buscan tus productos a que no estés ni en la página cuarenta de Google.

La pregunta de qué gastos acarrea montar un negocio online, tiene una respuesta sencilla, depende de lo que quieras conseguir, pero lo idóneo es invertir en principio en una página web con un diseño moderno, atractivo y útil. Un buen dominio y un buen hosting para que te asegures unas condiciones de tu página web inmejorables. Una estrategia de marketing online que incluye redes sociales, posicionamiento SEO, email marketing, campañas de facebook, gestión de anuncios patrocinados de Adwords y más.

Los préstamos inmediatos online son la solución si se quiere montar un negocio por Internet. Aunque pueden parecer tres simples gastos, lo cierto es que el monto al que asciende es algo alto, sólo en la página web, según el tipo de negocio del que se trate, puede tener un coste de entre 400 € hasta una cantidad bastante elevada. De cualquier manera siempre cabe la posibilidad de acudir a un mini préstamo online para montar un negocio; con ello las opciones de crecer en Internet aumentan considerablemente.

Si tu caso es otro y lo que te está rondando la cabeza es comprar que un coche nuevo, seguro que una de las preguntas que te viene a la mente tiene que ver con el momento ideal en el que tienes que hacerlo. Y es que, escoger el mejor momento influye en su precio, pues a fin de cuentas es lo más interesante. Octubre y noviembre son los mejores meses para comprarse un coche, el motivo no es otro que el hecho de que una vez pasado el verano, la demanda disminuye de manera considerable; como consecuencia de ello los concesionarios lanzan descuentos y promociones especiales con la intención de captar nuevos clientes. Cuando decidimos comprar un coche lo hacemos porque es nuestro nos está dando problemas. Otros motivos pueden ser porque el arreglo nos cuesta más de lo que nos costaría la entrada de un vehículo nuevo o bien porque consume demasiado.

Sea cual sea el motivo, si decides comprar que uno de la casa he aquí unos trucos que harán que no te equivoques en tu elección. Lo primero es informar que en los diferentes concesionarios según el modelo que te guste y que vas buscando; asegúrate de que te ofrecen soluciones que te interesan; si estás buscando un modelo y basados concesionarios mira cuál de ellos te ofrece las mejores condiciones. Ten en cuenta las opciones de financiación que te ofrecen cada uno y si no tienen margen para hacerte un descuento, siempre puede solicitar algún extra. Pregunta también por coches demo, son los que tienen para probar, no tienen apenas kilómetros y el descuento es bastante notorio.

Infórmate también de las ayudas estatales y regionales como el plan MOVEA 2017 y similares. No tienes por qué cerrar en banda con un solo modelo, es posible que haya otro de características parecidas y que se diferencie solamente en el consumo; si te sale algo más barato pero te ahorras un 40% en gasolina es posible que sea rentable. Busca diferentes opiniones sobre el modelo que has escogido, pero también sobre otras marcas que te interesen. Analiza la industria automovilística, haz un estudio de los mejores coches que ha habido en años anteriores o de los coches que más se han vendido, por ejemplo el Opel corsa, el Seat León, el Volkswagen Golf, el Renault Megane, son algunos de los más destacados. Para pagar la entrada en caso de que vayas a darla, los créditos rápidos online pueden ayudarte, tienen cuenta que el posible descuento que te hayan hecho en el concesionario no durará para siempre, así que es una oportunidad que debes de aprovechar, para hacerlo lo mejor es utilizar los créditos online rápidos con los que al día siguiente a lo sumo podrás tener el dinero para ir a parar tu entrada.

El préstamo de Bankia tiene un suelo de 6%. Hay que renegociarlo y hay que buscar un coste similar al del Valencia, es decir euribor +300 puntos básicos a 15 años con 3 de cadencia, que serían 2,8 millones de intereses a pagar", confirmó. Dinero que la Fundación sí que podría generar y cubrir anualmente, según sus cálculos.

Aurelio Martínez puso el grito en el cielo y destacó como fundamental para el futuro que se conozca cuanto antes la sentencia TSJ y por tanto la validez del aval del IVF al préstamo de 81 millones de euros que recibieron de Bankia, porque de lo contrario se van a encontrar en una situación complicada, ya que no pueden cerrar los asuntos que tienen pendientes como son la llegada de nuevos inversores o sentarse a negociar sobre el nuevo estadio, ya que no hay estabilidad financiera.

Por cierto, una sentencia que según el presidente de la Fundación, no se emitirá este año y busca que se agilice en lo posible para que se no produzcan "daños irreversibles" en esta mala situación económica.

El Valencia presentó también su proyecto cantera con el que reestructurará la Escuela con el objetivo de convertirla en la mejor de España. Amadeo Salvo reveló que una empresa inglesa evaluará a las 42 canteras de la Liga española con el objetivo de "ser los mejores" del país y así poder surtir al primer equipo de los mejores jugadores del fútbol base.

Aún así la Fundación sigue buscando los recursos suficientes como para poder ser solvente en los próximos años y está cerrando acuerdos que le harán generar más ingresos que los actuales. Por el momento han duplicado en tres meses los ingresos de años anteriores, pero el 27 agosto no podrá afrontar el pago de los 4,8 millones de euros que debe abonar a Bankia por los intereses del préstamo y su presidente Aurelio Martínez destacó que "pagaremos lo que se pueda en agosto, que son 1,5 millones".

Y recalcó que pedirá que la entidad bancaria le dé un aplazamiento del resto, en enero de 2017.

Martínez también insistió en la importancia de renegociar el préstamo de 81 millones de Bankia para conseguir unas condiciones similares a las que tiene ahora el Valencia porque esas condiciones están siendo "bastantes costosas para la Fundación", afirmó.

La Fundación del Valencia, en un término futbolístico, hizo ‘patada y adelante’. Despejar balones, es lo único que puede hacer por el momento porque el futuro es tan incierto como negro. 

La ‘Due Dilligence’ determinó que la Fundación tienen un patrimonio negativo de 18 millones de euros, debido a que los gastos (pago del préstamo de 81 millones y los intereses) siguen siendo mayores que los ingresos que son de casi 3 millones cada año.

Los créditos con ASNEF con los que tienes el dinero en tu cuenta en pocos minutos también fueron tenidos en cuenta.

Además, Salvo busca con la ‘Academia’ trasmitir al mundo que el futuro del Valencia está en la fábrica de Paterna y afirmó el presidente que el club va a invertir en el futuro, en los más jóvenes.

Esta nueva Escuela será dirigida por Rufete y en al acto acudieron tres jugadores históricos como Angulo, Baraja y Curro Torres, que dirigirán a varios equipos de la cantera.

26 octubre 2017

Donald Trump el rey del éxito

Las cosas funcionaban bien hasta hace muy poco, pues el que anteayer era el héroe de la prensa por sus afortunados golpes en el mundo de los negocios, hoy es el muñeco donde clavan sus alfileres banqueros, periodistas y hasta sencillos ciudadanos americanos. Trump, un nombre que es la onomatopeya del éxito (en el juego del poker, «trump's card» es la carta del triunfo), ha sido desde mitad de los años setenta fiel cumplidor de aquel apotegma de Danton que decía que para vencer sólo se necesitan tres cosas: «audacia, audacia y más audacia».

«Durante una década Trump ha sido el Rey del Exito», decía recientemente un periodista de Newsweek. «Construyó casinos suntuosos, y hermosos edificios de apartamentos, compró los hoteles más famosos del mundo y hasta toda una flota de aeronaves. Además imprimió su nombre en cada un de ellos. Llegó a presumir de educar a toda América con el libro «The art of the Deal», y lo convirtió en uno de los más vendidos». Lo que el periodista no se podía creer es que, repentinamente, Donald Trump se convirtiera en una gran lección de humildad para los americanos al demostrar que toda esa fortuna que vino con él se fue con él. «Vives para el éxito, y morirás por el éxito», le decía a Trump hace unos años, un banquero amigo suyo. Donald Trump empezó en el mundo de los negocios guiado por su padre en 1968. Acababa de estrenar su licenciatura económica por Wharton School (cuartel general de los econometristas, bajo la dirección de un premio Nobel). 


Trump había sido en su juventud un chico con cara de anuncio de dentífricos, buen estudiante y buen soldado. Se graduó en 1964 en la Academia Militar de Nueva York. Su estreno en el mundo de los negocios aconteció el mismo año en que había obtenido su diploma universitario, interviniendo en una serie de compraventas de edificios en Brooklyn. Pero su gran estreno sobrevino en 1976, cuando se arriesgó a comprar un hotel en mal estado llamado Commodore, que tardó cuatro años en remozar. En 1980 lo abrió de nuevo con el rutilante nombre de Grand Hyatt. Convencido de que lo suyo era el mundo inmobiliario dio su gran paso en 1982 cuando se lanzó a la construcción de la Torre Trump, un edificio de superlujo con paredes de mármol rosado que le costó 200 millones de dólares.

Trump había descubierto que mientras más fanfarrón y monumental fuese su estilo, más fácil era meterse a los banqueros en el bolsillo. Estos no dudaban entonces en poner a disposición de Trump cantidades siderales de dinero sólo por la satisfacción de sentirse como Nabucodonosor cuando construía su palacio. La palabra favorita de Trump era «calidad», que, aunque no era una idea muy original, por lo menos logró asociarla a su apellido y a la rentabilidad. De esta guisa, Trump pensaba que, dada su creciente fama, nada mejor para engordarla que bautizar sus proyectos con su nobre. Así se veían aviones Trump, casinos Trump, y hoteles Trump. Incluso, el yate que compró a Kashoggi, el célebre Nabila, fue rebautizado como la Princesa Trump, para uso y disfrute de su sofisticada mujer Ivana. Los japoneses creían encontrar una enorme satisfacción a sus inversiones cuando compraban o alquilaban un «apartamento Trump». 

Para ellos, visitar uno de los esplendorosos hoteles del magnate, era casi tan vistoso como fotografiar la estatua de la libertad. Su eclipse comenzó cuando hizo una oferta de adquisición de acciones hostil por American Airlines en 1989. Luego retiró la oferta, pero no pudo dejar de perder 100 millones de dólares en bolsa. Aquello sólo fue el inicio del crepúsculo. Pocos meses después, una columnista llamada Liz Smith reveló que Donald Trump estaba atravesando problemas maritales debido a sus escarceos con Marla Maples, una despampante modelo que aparecía como «la otra mujer». A partir de ahí, la caída fue muy dura. Los bancos le retiraron su confianza. Los constructores demandaron sus minutas y los obligacionistas le pedían los intereses de una emisión de bonos para financiar sus nuevos casinos en Atlantic City. 

Hoy, Donald Trump, es una leyenda americana llena de deudas. Tiene que pagar 2.000 millones de dólares a los bancos sin contar 30 millones de dólares en intereses a sus obligacionistas. ¿Es su fin?

23 octubre 2017

La fachada del Folies-Bergére

Como un paquebote anclado en un mar de casas viejas surge imponente la fachada del Folies-Bergére, puro «artdeco» en el que baila la diosa de la danza esculpida por Pico. Es la desembocadura de la calle de la Bola Roja, allá donde en los canallas años 20 decenas de hotelitos escondidos y «meublés» de dudosa actividad albergaban inconfesables pasiones carnales en noches sin final. Hoy, la calle de la Bola Roja también tiene hoteles, pero ya no están poblados de ávidos catadores del París prohibido. Hoy, turistas tipo medio inundan las hamburgueserías y los puestos de bocadillos griegos del barrio. Han sido, hasta hoy, duros tiempos para el viejo Folies-Bergére, desposeído de su condición de meca del «musichall», olvidado por el mundo. 


Ahora, un mago argentino de la escena llamado Alfredo Arias intenta reanimar el cadáver del gigante caído en desgracia. Las rancias maderas del Folies crepitan de nuevo. El pasado diciembre, Georges Terrey, administrador del local, anunció el cierre no sin asegurar que el Folies volvería con espíritu renovado. Casi nadie le creyó. Era normal, teniendo en cuenta que el universo del «music-hall» y las asfixiantes realidades y previsiones de la crisis económica, no casaban nada bien. Antes, la guerra del Golfo había supuesto el primer varapalo para los santuarios del «french can-can» que vieron cómo norteamericanos y japoneses desertaban de París. 

La revista languidecía víctima de la ausencia de optimismo. Algo estaba muriendo en el alma de la ciudadluz... la Bella Otero y Mistinguette, Joséphine Baker y Maurice Chevalier, ¿dónde estaban sus espíritus?: quizás arrastrando su tristeza por entre los bastidores del Folies. Al otro lado de París, los rivales Lido y Crazy Horse también sufrían. Sólo el Moulin Rouge mantenía el tipo.

20 octubre 2017

Disneyworld es más caro que Eurodisney

Planificamos muy tarde nuestro viaje a Eurodisney y pensábamos que podíamos tener problemas de plazas. Pero por 27.000 euros, además de entradas y transportes gratuitos, nos alojaron durante tres noches en un hotel de lujo, en vez de llevamos al económico que nos correspondía. Las tiendas del hotel estaban incluso en rebajas», explica José Antonio Marian, un joven de 25 años que ha podido constatar el bajón de Eurodisney. 

Viajó con otros tres amigos y «ante los precios desorbitados que nos daban en las agencias, decidimos ir en coche y pagar la gasolina entre todos». «Si hay que poner nota, Eurodisney se lleva un diez en organización, atención al visitante, limpieza e imaginación para amenizar las esperas en las colas», comenta Charo Bernao. Al otro lado de la balanza, los aspectos negativos: mal tiempo y comida rápida y cara. «Tuvimos que compramos chubasqueros y ropa de abrigo porque hacía un frío que pelaba. Para un mes de vacaciones que disfrutas, no te apetece mucho encontrar lluvia en vez de sol», añade Charo. «Otra aventura era la comida. 


Un refresco cuesta 500 euros. Para almorzar sólo tienes la opción de la hamburguesa y poco más», apunta José Antonio coincidiendo con Gracia Tormo, una madre valenciana que se lanzó a la aventura de plantarse en Eurodisney con sus 4 hijos de 4 a 13 años, aprovechando las vacaciones de Pascua. «Los que conocen Disneyworld comentan que en el europeo faltan algunas atracciones». En las agencias de viaje españolas confirman que «la gente deja de ir porque considera que es caro. Ir a Disneyworld cuesta más, pero en proporción también reciben más. Viajar a América, conocer Miami...», apuntan en una agencia. Frente a esto, Manuel Aragonés, directivo de la mayorista de Cóndor Vacaciones, analiza que el descenso de visitantes no afecta a España, sino a Italia y a Alemania. 

«El año pasado, España ocupaba el quinto lugar en número de visitantes -dice. Ahora ha pasado al cuarto, teniendo en cuenta que la distancia que nos separa de París es mucho mayor que la que debe recorrer un alemán o un italiano.» Cóndor Vacaciones asegura que durante los meses de julio y agosto, cerca de 5.000 turistas han viajado con ellos hasta Eurodisney, un 20 por ciento más que durante el verano del 92. Pese a todo, desde Eurodisney no han surgido ofertas para frenar la caída. Los precios que presentan las agencias no bajan de las 82.900 euros por persona, a cambio de un billete de avión desde Madrid, tres noches en un hotel económico, entradas y traslados. Si el hotel es de lujo, el visitante pagará 117.500 euros. Como datos comparativos, nueve días en Disneyworld durmiendo en hoteles de lujo de Miami y Orlando, le cuestan a un adulto 208.200 euros, y a un niño de 2 a 12 años, 137.000.

17 octubre 2017

El infinito da vértigo

De bronce, con la vista perdida en el lago Lemán, Charles Chaplin se ha quedado definitivamente en la riviera de Vevey. En su estatua los ricos refugiados del mundo se detienen un instante antes de proseguir su paseo por los muelles. Atrás quedan las elegantes mansiones en las que vivieron Rousseau, Víctor Hugo, Dostoiewski, Henry James, Graham . Greene, Kokoschka, Le Corbusier y, sobre todo, Charles Chaplin. Tan ilustre vecindad se sintió atraída por los colosos alpinos reflejados en el lago, las caminatas entre flores, su ambiente reservado y sus comunicaciones con Europa. Desde Vevey hasta Montreux se puede ir caminando, y acercarse hasta el castillo de Chillon, del siglo XIII, antes residencia de los condes de Saboya y, posteriormente; la prisión que inspiró a Lord Byron el poema El prisionero de Chillon. Para el regreso quedan los barcos de vapor que comunican las poblaciones del lago: Geneve, Lausanne, Vevey, Montreux... 


Si el lago invita a lanzarse a navegar, los Alpes se alzan como el «sancta sanctorum» de alpinistas'y esquiadores. Más suave, el Jura se deja recorrer por cientos de kilómetros de senderos señalizados para las caminatas y la «mountain bike». Pero los deportes se equilibran con una oferta cultural variada: museos, exposiciones y numerosos festivales como el de música clásica, que en septiembre se celebra en Montreux y Vevey. Esta unión del deporte y la cultura define el ambiente del Cantón de Vaud y el espíritu olímpico que llevó al barón Pierre de Coubertin a organizar los primeros juegos de la era moderna en 1896. Pronto se instala en Lausanne el COI, pero el gran museo del olimpismo no se ha convertido en realidad hasta junio pasado. Asomado al lago Lemán, el edificio está rodeado de vegetación, que guarda una serie de esculturas definitorias de cada deporte. 

Las calles de Lausanne son tan endiabladamente empinadas que el metro tiene aspecto de funicular. La catedral y el barrio medieval que la rodea ofrecen una vista impresionante del lago y los Alpes. En el puerto de Lausanne, los veleros y los cisnes se mecen ajenos al grupo de personas que van a tener su primera experiencia a bordo de un submarino. El célebre profesor Piccard acepta en su sumergible científico «FA Forel» a quienes estén interesados en conocer el fondo del lago. La aventura resulta apasionante al ver a través del gran ojo de buey la desolación de un paisaje de aspecto lunar. Pero al salir a la superficie se comprueba que los colosos de nieves eternas siguen allí. La atracción que ejercen es difícil de vencer, máximo si para llegar a sus cumbres hay que subir en un helicóptero. Entonces la grandiosidad de los Alpes Vaudoises surge entre los valles intensamente verdes, los profundos barrancos y los picos altivos: Leysin, Les Mosses, Villars, Les Diablerets y su glaciar, Rougemont, están al alcance de la mano. Existen pocos goces estéticos superiores al que se obtiene sobrevolando los Alpes. 

En el pico de la Berneuse se ha construido un restaurante giratorio de 2.048 metros de altitud. De una sola mirada se contempla la majestuosidad panorámica de 29 picos de 4.000 metros de altura. La gran cordillera europea impone su grandeza, mientras los intrépidos se arrojan al vacío con un ala delta o en parapente. Desde el Col du Pillon comienza el ascenso de 3.000 metros al glaciar de los Diablerets, que los funiculares salvan dejando impresionantes vistas. Una vez en la cumbre se esquía en el glaciar aunque sea pleno verano o se monta en el ultramoderno bus de las nieves hasta llegar al pub más alto de Europa, el Yeti-Palace. 

No se entendería la vida de este retazo de Suiza sin disfrutar del ambiente hogareño de los pueblos. En el «Pays d'Enhaut», el valle guarda los jardines junto a las casas de madera, los grandes chalets-hoteles, los senderos y las aguas turbulentas para el rafting. Rossiniére, Rougemont, Chateaud'Oex... y, más arriba Gstaad, mantienen su ritmo de vida tradicional. La penúltima aventura aguarda en el Chateaux-d'Oex. Esta villa es la primera base permanente de globos aerostáticos de la gran cordillera. En ellos, acompañados tan sólo por el silencio, surge el vértigo del infinito.

14 octubre 2017

Amanecer de cine

Boca Chica. Exterior. Día. Cae la amanecida sobre la playa, es un amanecer tan bello, tan increíble, tan de cine, que se merece los honores de la Paramount y no los de la simple realidad. El despertarse tiene ese inconveniente, la realidad. Radhamés Mármol Más se estira, bosteza, sacude la arena de su apurado pelo y alisa las arrugas de su chacabana de manga corta. Para lo que pretende necesitaría un flux, y por una de esas casualidades del azar el primer clasificado de El Caribe que lee es: «Almacenes Chinita, ropa casual para la mujer y el hombre de hoy». Por un chin. El diario procede de una cubeta y es de antier, de un turista dócil, no bote basura, no pise la grama, no tumbe las frutas. Bastante más que un chin le haría falta. 

Sed como las aves del cielo que no siembran ni buscan en los clasificados, vuelan las cigüitas hacia el manglar a desayunarse, muy educadas, ¿le hace un guineo, doña?, no siembran y el que les place. Qué envidia. Todas estas mañanas, de ésta no pasa sin intentarlo, entre la amanecida y los buenos días se desayuna en la Terraza del Papalote por generosa gentileza de su titi Plinio. Las radios y las pululantes velloneras ya están en marcha, el bolero cuenta una historia de novios mezcla de a balazos y de azuquita, quien canta es La Fea, seguro, ¿qué tiene contra el merengue? «Terraza del Papalote: bailables desde las 8.00 p.m. 


La mejor Fiesta de Amargue. Comida criolla y también cocido, patitas y mondongo». - Plinio González, para servirle, don. ¿Le hace un café y cómo lo quiere? ¿Con leche o medio pollo? - Mejor un roncito, ¿no? - ¿Arriba o en las rocas? - Con jugo de china, compay, que cunda más para ahogar las penas. En el rostro de todos los que a esta hora se levantan de la cama grande, no hay cuidado de que con qué pie se descabalguen, luce una sombra ineludible, la del pollito ante la presencia del guaraguao. El ron ayuda a disipar la mala suerte. - Me cancelaron y figúrate. La noticia me cayó como un aguacero de corbata. 

Y total por una bobería, por faltar una jornada a la oficina. Eh, tú, con causa justa, que uno cumple como el que más. Por eso busca Radhamés en los clasificados de El Caribe. «Se traspasa pistola Marca Browning 380, trece tiros, con licencia a la fecha, en perfectas condiciones». No es en Varios sino en Empleo. «Solicitamos vendedor, persona dinámica con carro en buen uso y experiencia en equipos de oficina para nuestra división de Eventos Nacionales». Un tema jodón, sí, lo del motor lo complica y mucho, pero más jodón y sin remedio es el de la tigrecita Ylonka, pensó Plinio. Dame verbo, que yo también necesito desahogarme. - Me está celando, me estaba, ya no hay de qué pues prefirió al cocolo Morrison. Le puso el trompo carreta y lo tuvo al brinco de la pulga. Para mí que si me dio aire y se aplazó conel belitre de Elpepe fue por sus bululuses. Ella, tan presumida y con un cocolo al que le sale el negro por detrás de la oreja. 

Si serán refitoleros, los dos. - Oye, ¿y La Fea por qué no le da al merengue? - Porque va de bachata, es lo que le gusta. - ¿Como si fuera esta noche la última vez? - Como ha sido. La sombra de la palma se queda corta ante el avance del sol y Plinio González enchufa los abanicos. De la vellonera se escapa un monocorde ritmo de mongó y tambora, y del tronco de la palma el de un pájaro carpintero a clavo y martillo. En el traspatio del Papalote se amontonan los rutilantes cuadros naif de los haitianos, mejor negocio que el de las caracolas, piensa Mármol Más, ¿pero qué coño de corotos terminaré yo vendiendo? 

Le gusta presumir de culto, de un incierto paso por la universidad: los pintan al creole, una pintura como el óleo pero inasequible a la intemperie, impermeable y termorresistente, ¿sabes? Haití al óleo significa lo mismo que Goihierri en vascuence o Highland en escocés. Le obsesiona al mulato su forzada intemperie y vuelve a la carga. - Me cancelaron y a la calle, figúrate, la noticia me cayó como un aguacero de corbata. Y total por una bobería, por faltar una hora al trabajo que más no fue, te lo prometo. Continúa buceando en los anuncios de El Caribe, en los de por palabras, con ojitos tarifa doble. «Léase en la ciudad de San Pedro de Macorís: se solicita vendedor en el ramo de eléctricos para el hogar con vehículo en buen estado». Están dengues con lo del vehículo, de tenerlo y con gomas nuevas me establecería por mi cuenta, lo pondría a conchar calle a calle, peso a peso, hasta el semáforo electrónico solar, y vuelta a la caoba. - 

Un concho sí es negocio para sacarte de la playa. - Mejor de gran turismo a puerta de hotel. - Sí, pero lo mejor es lo imposible. Los de San Pedro de Macorís te son medio raros, pensó Plinio, de allí salen buenos peloteros y el Mármol no era manco, pero le dio por la ciudad y abandonó el béisbol sin intentar el paso a la liga grande, mira para qué y eso que tiene estudios. Como a la Ylonka Pereira a la que también le dio por transvertirse en blanquita capitalina, me rompió el corazón y mira con quién se puso a comer gallina, con un come gente con la bravura a flor de piel, bronco pendejo que a saber de dónde los cáncamos. El Morrison es un fantasmoso, puro changüí. - 

Mi pilón de azúcar, mi dolai, con esos pechitos acajuilados y mira con quién me traicionó. A Radhamés la niña Pereira le parecía contentona y chirivica, de las que les gusta la pelea a falda alzá, pero no iba a decírselo a su amigo, bastante tenía el pobre. Improvisó. - Eso te lo arregla la Elpidia, que te es medio bruja de las que preparan resguardos para que a las personas no les suceda nada, como un bebedizo para ensalmar el padrejón pero para el mal de amores, lo que tú necesitas. No pongas cara, titi. 

Hay santos propicios para estas hechicerías, si no crees en brujas cree en santos, no seas hereje. San Pascual Bailón, el Barón del Cementerio, San Jorge, Yemeyá y las Trece Animas del Purgatorio son los más favorables, si tomas el bebedizo en su día resuelves, de seguro. No insistas, compay, el maco no pare cacata. Lo que tú necesitas es un empleo, pero yo un milagro. Si tú supieras que vivo de milagro, que si lo sabes, como las ciguas del Señor, de puros víveres, meras raíces de yuca y ñamé, y también de batata, y del roncito barceló con que me resucitas de amanecida. Eso es un empeño y no el de una mujer que a lo peor mañana te envuelve. Lo que no tiene vuelta de hoja es lo mío y es que el que desciende de coco hasta piñonate no cesa, terminaré vendiendo cachuchas y espejuelos a los turistas, oiga, mister, raiban auténticas, falsificación de garantía, terminaré como sea pero al conuco no regreso. Otro rumbo hubiera sido si no se me llega a torcer el brazo, y si los estudios, y si a las ranas pelambrera, pero hasta el cirimbo me tienes con tu carajita, viejo, atiéndeme y no relajes. - Tengo el ánimo en el piso, compay, me cancelaron en la oficina y figúrate. ¿Adónde va el país?, total por retrasarme unos minutos, ni que fuéramos gringos. - 

Pero tú pronuncias, has ido a la universidad, para pendejos así siempre hay un clavo donde colgarse. - A lo mejor te vuelve la negra, ya sabes cómo te son de veletas. -Esta no, imposible. A Plinio González se le nublaron los ojos, su compadre siempre iba por las galleras como canelo con espuelas de plata y difícilmente le comprendería. Colocó la última cinta de La Fea, «si puedes tú con Dios hablar». Tanta belleza hiriéndole la vista, flores de cayena y trinitaria. Desdobló un recorte de prensa y se lo alcanzó a su amigo. «Ylonka Pereira Vázquez, alias La Fea, vocalista, de 19 años, fue muerta accidentalmente de una cuchillada por su amigo José Morrison Morrison, alias Elpepe, de 37, en la calle de Las Damas de esta ciudad. Ocurrió, según la policía, que Elpepe reñía de madrugada con unos tales Fitzgerald, Nilo y otros dos sujetos de malas costumbres, y al lanzarle una estocada a uno de éstos a quien hirió fue a la susodicha Ylonka cuando la mujer mediaba en la peleadera». - Hay cosas que no tienen remedio, ¿no? 

Ni con la poción de San Deshacedor, santo de gran poderío. Por toda respuesta Radhamés señaló a su compadre el anuncio de El Caribe que tanto le acuciaba. «Hamaca, beach hotel, próxima apertura, se necesita capitán de bell boys con experiencia». El gesto era sobrio pero no indiferente, quería decir dos cosas: la primera que la muerta Pereira con tierra tiene y no dejes que se te monte; la segunda que el vivo Mármol Más no era ninguna potencia como él suponía, trabajaba de mensajero, no de oficinista, y la única vez que pisé la Universidad Católica Madre y Maestra fue para llevar un mensaje: de capitán o de comín, con lo que me den desempeño. - Por eso voy con chacabana, hay que cuidar la presencia. En los hoteles les gusta que luzcas como cosita de encargo. - Pues sacúdete la arena, no te delaten las sábanas en donde duermes. 

La cama grande de la playa de Boca Chica, su sábana de arena, comienza a repoblarse, ahora con los blancos y rojos cuerpos de los europeos: qué manía la del tueste. Radhamés Mármol Más se aleja hacia el Hamaca, al fondo, bordeando el caserío, aprovechando la sombra de las colas de pez, alpasito, con pasos de muñecote cansado. Ojalá ande chivo, piensa Plinio González, si lo consigue, cuando vuelva allá por entre la anochecida y las buenas noches, quemamos la ceiba de Colón. Y si no lo consigue también, qué carajo. Las penas con ron apenas.

11 octubre 2017

Hoteles encantadores poco encopetados

EL puente que une la isla de La Toja con la península de O Grove se construyó a comienzos de siglo desde la isla y no al revés. En aquella época los transportes marítimos resultaban más baratos y menos arduos en Galicia que los terrestres. De modo que los materiales de aquella ingeniería se desembarcaron en La Toja y el puente avanzó como una hilera de esforzadas luciérnagas, atravesó la franja de mar y fue a dar en el firme de una pequeña aldea de pescadores. 

El puente aún se mantiene, aunque sus antiguas farolas se han visto sustituidas por esas ampollas de luz coloidal que tanto excitan a los intelectuales del mobiliario urbano contemporáneo. Luego se construyó el hotel -con alegre fachada en blanco reluciente y los toldos en luminoso amarillo- aprovechando el bienestar que proporcionaban y proporcionan sus aguas termales, particularmente a quienes se lamentan de molestias dermatológicas, respiratorias y reumáticas. De aquella antigüedad señorial que fue el Gran Hotel La Toja se ha sabido conservar un cierto crujido melancólico de la madera, ciertos rincones donde la luz se hace gota de ámbar y un cierto ambiente de elegancia refrescante y nada encopetada. El resultado es un reducto de encantadora comodidad modesta para una exacerbada conciencia histórico-burguesa, pero que es muy afín, en realidad, a quien de por supuesto que las sensibilidades venecianas de Visconti pueden encontrarse al alcance de cualquier economía sensatamente ahorrativa.


La clientela actúa como si en algunos aspectos no hubieran pasado los años, de modo que todo el mundo sabe perfectamente quiEn es quién, pero nadie delata con su comportamiento semejante sabiduría. Julio Feo palideció en cierta ocasión al ver a Francisco Franco inscrito en el tiro al plato. Naturalmente, no se trataba del anhelo de Fernando Vizcaíno Casas hecho realidad, sino de la afición de uno de sus nietos a la escopeta. Hay otros tiros más silenciosos, como el del arco, y otro, mucho mas relajante, que consiste en ir echando bolas al horizonte, mientras se pasea a solas o con un amigo, y al que llaman golf. Jornadas tan deportivas se equilibran por la noche coqueteando con la fortuna en el casino, donde la mirada frenética y las perlas de los sudores del neófito contrastan con los ojos hechos rejillas y el aspecto flemático del profesional del naipe o de la bola. Hay también máquinas tragaperras para gente cuya ambición vuela mucho más bajo o cuyos nervios no permiten las grandes emociones. 

La fatiga de esas noches se resuelve con los espléndidos desayunos de este hotel. Mi consejo es que el visitante resuelva sus inquietudes gastronómicas con la magnífica oferta de las inmediaciones, pero que en lo tocante al desayuno, desayune en el hotel, donde un suntuoso buffet sugiere desafiar cualquier crónica del colesterol rampante. Si la suerte de un día depende de la bondad del desayuno, éste es el lugar más adecuado para asegurar la dicha, al menos por ese lado. La isla de La Toja es idónea para pasear de un modo bastante entretenido, con pequeñas tiendas que ofrecen artesanía local, alguna que otra exposición de pintura y una buena legión de mujeres ataviadas al gusto autóctono, que ofrecen collares y adornos realizados con conchas de muy crujido diversas formas, colores y tamaños. El bar del hotel en realidad son dos. Uno, el más exterior, es un amplio salón en amarillo y blanco, con cómodos sillones de mimbre, flanqueado por un enorme ficus y un laurel muy digno, abierto a la ría enmarcada en un gran sauce llorón, alguna palmera y tupidos bancales de hortensias. 

Las mesas ofrecen una insólita oferta en cócteles de hierbas cuyas virtudes abarcan el tratamiento de cualquier dolencia física, espiritual o mental. Es un territorio adecuado para la lectura solitaria de la prensa, con la única compañía de un te con sabrosas pastas de manteca, hasta que llega la inevitable familia con niños ante la que jamás ha habido sosiego que no quedara hecho astillas. El otro bar, el interior, con sillones recoletos y predominio absoluto de la madera oscura y el cuero, proporciona una atmósfera más espesa, unas sombras más densas. Aquí la bebida ha de ser de otra índole, un oporto si todavía queda algo de mañana, o una cerveza si se aguarda el momento de comer, un brandy o un calvados si la comida merece una rúbrica tan cuidadosa, o un whisky si el sol ha comenzado a caer.

Y el sol es aquí lo más importante, junto con las nubes, sin las que no hay crepúsculo que merezca la pena. Los amaneceres son todos purísimos y algunos aún más enigmáticos si el huésped tiene la suerte de vérselas con una mañana de bruma propia de las rías baixas, cuando el agua hecha seda visible se deshilacha poco a poco y la naturaleza descubre suavemente el rostro, como si siempre fuera la primera vez en que hace tal cosa debajo de la capa del cielo. Es un prodigio que no se da todos los días, apenas dura unas tres horas y hace dudar muy seriamente de las posibilidades del más aprovechado pincel para vérselas con una imposible gama de verdes, azules y rosados. 

El crepúsculo vespertino es otra de las maravillas a la altura del hotel sobre la ría de Arosa, tan delgada en ocasiones, que el agua se hace una finísima lámina que a veces se disipa y deja que el limo del fondo aflore jaspeando el reflejo del sol. Hayveces que la marea aleja el mar de tal modo que es posible pasar de la isla a la península de 0 Grove caminando, y entonces el hotel se ve envuelto en la magia deencontrarse rodeado de una alfombra inconstante sobre la que se mueven figuras que caminan por donde en un principio parecería prácticamente imposible. Cosas así forman siempre parte de lo inolvidable.